Martes, 27 de julio de 2021

Se trata del primer encuentro acuático de estas características que se celebra en Andalucía, al que acudieron 13 niños, 6 niñas y 7 niños. Deportistas de 7 a 15 años de edad, de las provincias de Málaga, Córdoba y Almería; de los clubes Barranqueros Sin Fronteras (Málaga), Grupo de Actividades en la naturaleza de Córdoba, y CAM, Mundoejido y Berjanatura de Almería.

El encuentro, organizado por el Club Berjanatura de Almería, se desarrolló en el Barranco Arroyo Palancón, en la localidad de Bayárcal, en plena Sierra Nevada almeriense. Es un barranco acuático, con caudal constante y variable procedente del deshielo de la zona del Puerto de la Ragua. Tiene un recorrido de 860 metros y, por su orografía, cuenta con varios rápeles de entre 5 y 11 metros con distintas inclinaciones, algunos de ellos aéreos y con pasamanos recuperables obligados. También tiene saltos de 2 a 4 metros de altura y toboganes. Su nivel de dificultad es medio – bajo, ideal para iniciación y aprendizaje.

La actividad, que tuvo una duración de 3 horas y media, consistió en que las y los barranquistas realizasen el recorrido por sí mismos, poniendo así en práctica todo lo aprendido en los entrenamientos en sus respectivas escuelas. Su descenso fue supervisado y asegurado por adultos, que instalaron y recogieron las cabeceras coordinados por la organización. Tanto en el desarrollo de la actividad como en la recepción y convivencia de las y los participantes, se aplicó un protocolo COVID, para mantener unas normas de higiene y distanciamiento entre grupos.

Como medidas de seguridad y prevención de accidentes, se contó con una ambulancia medicalizada, efectivos de Protección Civil de Berja y línea telefónica directa con la Sección de Rescate e Intervención en Montaña de Granada, que estaba al tanto de la realización de este evento y que en días previos habían reconocido el barranco.

A la recepción de participantes, estos recibieron una bolsa mochila con gorra y buff del evento y, el desayuno. Al finalizar la actividad, tuvo lugar una comida en el Puerto de La Ragua, donde también se realizó un sorteo de regalos, artículos de uso en barrancos para cada niño y niña.

Juan Acién, miembro de la organización y del Comité de Montañismo Escolar de la FAM, ha valorado la actividad satisfactoriamente, destacando “el nivel de preparación, la capacidad de aprendizaje, la predisposición de las y los participantes y la rapidez que demuestran para tomar decisiones en un entorno donde le frío, las dificultades del terreno y el ruido del agua, que a veces anula la audición, hacen que todo sea más lento”. Por otro lado, ha destacado “la implicación de los miembros de su club en la preparación de la actividad para que esta se desarrollara con las medidas de seguridad adecuadas y, la labor del equipo de voluntarios, que iba montando y desmontando los descuelgues para que las y los participantes no pararan y se enfriaran”.

“Actividades como estas fomentan el deporte e inculcan buenos hábitos para la práctica deportiva con seguridad”, asegura Juan Acién, que invita a que en otras actividades de este tipo participen incluso los progenitores, para que éstos puedan comprobar que las actividades son seguras y que las y los pequeños barranquistas disfrutan poniendo en práctica sus conocimientos en el medio natural.