29 de octubre de 2019

Los clubes españoles de excursionistas de personas sordas han elegido Granada para celebrar su tercer encuentro, organizado por Asogra en colaboración con el Ayuntamiento de la capital, la Diputación Provincial y la Federación Andaluza de Montañismo. Más de cien personas sordas, procedentes de Granada ciudad y otros lugares de España, desarrollarán varias rutas de senderismo entre los días 31 de octubre y 3 de noviembre por diferentes puntos de la capital y provincia.

En la presentación de este tercer encuentro (el primero fue en Barcelona y el segundo en Palma de Mallorca) celebrada en el Consistorio granadino estuvo presente el vicepresidente de la FAM, José Miguel García la Torre, quien ha subrayado que la federación es “pionera” en el trabajo de la inclusión social y «un ejemplo» para la integración de las personas que padezcan alguna diversidad funcional, y confirmado que “se están preparando junto con el Área de Deportes del Ayuntamiento de Granada un programa de senderismo para personas con discapacidad funcional, ya que uno de los principales objetivos de la FAM es apostar de manera decidida por la accesibilidad a todo el mundo en los deportes de montaña y en la naturaleza”.

José Antonio Huertas, concejal de Derechos Sociales y Accesibilidad, ha destacado la colaboración entre el Ayuntamiento y la Agrupación de Personas Sordas de Granada (Asogra), así como la apuesta del equipo municipal de Gobierno por la integración social. “Con las actuaciones que llevamos a cabo pretendemos transformar la realidad social, erradicar la discriminación y fortalecer la plena inserción de la personas sordas”, ha precisado Huertas.

Las personas sordas que participan en el encuentro han programado una ruta por el Albaicín y alrededores de la Alhambra y Llano de la Perdiz y rutas por la provincia, como la subida al pico del Lucero, situado a 1.772 metros y 22 kilómetros de recorrido, “bastante exigente y para la que hay que estar bien preparado”, como ha advertido García la Torre.

La constitución de los clubes de excursionistas de personas sordas, hace catorce años, responde a la necesidad de no sentirse excluidas de la información que sobre el territorio, flora y fauna imparten los guías que conducen a los grupos de senderistas, ha explicado Javier Ros, presidente de Asogra. De ahí que estos encuentros sirvan, además, para practicar la convivencia, el intercambio de experiencias y la visibilidad del colectivo